Fútbol Internacional|27 abril, 2013 16:55 | 861 Leídas

2-2: Alirón aplazado pese a la exhibición de Messi

El delantero argentino del Barcelona Leo Messi se dispone a conseguir el primer gol de su equipo ante el Athletic de Bilbao

Un tanto en el último instante de Ander Herrera evitó que el Barça optara a cantar el alirón este fin de semana, siempre que perdiera el Real Madrid, y dejó en estéril la soberbia actuación de un Leo Messi que revolucionó el partido cuando entró al terreno de juego.

Los bilbaínos se habían puesto por delante y parecían tener el encuentro controlado, pero la entrada del argentino en el minuto 58 lo cambió todo. Sólo 11 minutos después, el Barça ya ganaba 1-2, con un gol estratosférico del propio Leo y otro de Alexis. Sin embargo, la igualada final de Ander hizo que el adiós a San Mamés no fuera tan dulce.

Además de a los lesionados MascheranoPuyol y BusquetsTito Vilanova decidió sentar en el banquillo de inicio a MessiIniesta y Villa, apostando por Abidal como acompañante de Piqué en el eje central de la defensa, por Thiago en el centro del campo junto a Xavi y Song, y a Pedro, Cesc y Alexis en punta.

El Athletic salió revolucionado, presionando muy arriba al Barça y aprovechándose de las imprecisiones de los azulgrana para buscar con rapidez la puerta de Valdés. Su primera ocasión la creó Ander Herrera con un centro raso y fuerte al que Aduriz no llegó por poco en el segundo palo.

El FC Barcelona comenzó a asentarse poco a poco y a serenar algo su juego, lo que le llevó a acercarse a pisar el área bilbaín. Su mejor ocasión llegó en el minuto 16, con un disparo desde la frontal de Alexis que se estrelló en el palo derecho de la meta de GorkaSong también lo intentó en el 22 después de una buena jugada colectiva, pero su flojo disparo lo atajó el meta vasco sin problemas. En el 26, fue Xavi quien con una rosca no encontró portería por poco.

Cuando mejor parecía que estaba el Barça, llegó el gol del Athletic. Una buena jugada y centro de Aduriz desde la banda izquierda la remató Susaeta a la red a los 27 minutos. El partido volvió a teñirse de rojiblanco y en el 43 Aduriz perdonó al enviar por encima de larguero un cabezazo en una posición inmejorable después de un centro de De Marcos. La única noticia del Barça hasta el descanso fue una jugada de Cesc Fàbregas, que intentó buscar portería sin prácticamente ángulo.

En la reanudación, Tito Vilanova sustituyó a Abidal, con una sobrecarga en el gemelo derecho, dejó su puesto a Adriano. El Barça retomó el control de la pelota y empezó a rondar el área vasca. Los culés reclamaron un penalti por empujón a Alexis en el 52.

Pese a ese dominio, las imprecisiones eran muchas y eso permitía a los bilbaínos salir al contragolpe con peligro. En uno de ellos, forzaron una falta que Susaeta estrelló en la cruceta de la meta de Valdés.

El resultado y el tiempo llevó a Vilanova a apostar por Messi y sentar a Xavi. Saltó al césped en el 58 y sólo un minuto después fabricó una jugada que Pedro culminó con un disparo repelido por Gorka.

Sólo con la presencia del argentino, el partido dio un giro radical. El Athletic ya no presionaba tan arriba y el Barça jugaba con una velocidad más. Alexis, en dos ocasiones, tuvo su opción de marcar, pero fue Messi en el minuto 67 el que en una espectacular jugada se fue de hasta tres defensores bilbaínos en apenas un metro y colocó su disparo en la red, fuera del alcance de Gorka.

Sólo dos minutos después, Alves centraba desde la derecha, Messi cabeceaba hacia Alexis y el chileno ponía el 1-2. El efecto Messi era arrollador.

Bielsa quiso reaccionar con un doble cambio. Entraron Ibai y Fernando Llorente por Aurtenetxe y Aduriz. Por su parte, Tito Vilanova dio entrada a Iniesta, abucheado por San Mamés, en lugar de Alexis.

Pese a que el Athletic intentó reaccionar, fue de nuevo Messi el que pudo poner el tercero para el Barça a cuatro minutos para el final en el lanzamiento de una falta que se marchó lamiendo el palo de la meta de Gorka.

Finalmente, los vascos encontraron premio a su esfuerzo final cuando, a un minuto del final, Ander Herrera encontró un balón suelto en el área que remató a bote pronto estableciendo el 2-2 definitivo.

El tanto ‘in extremis’ de los vascos aplaza el alirón culé al menos una jornada más, en la que el FC Barcelona recibirá al Betis el próximo domingo. Pese a lo de San Mamés, que el Barça se proclame campeón sólo es cuestión de tiempo.

Fuente: MundoDeportivo

Los estadios más difíciles en los que se jugará la Copa Libertadores

Atlético de Madrid clasificó a los cuartos de final de la Champions league

El nombre del Estadio del Manchester United entraría en "venta"

¡Derrota sin el Toño!

Radamel Falcao hace temblar a Colombia con esta preocupante frase

FIFA ordenó a España jugar con un nuevo uniforme blanco ante Holanda

PLATINI DEFIENDE SU "TOTAL TRANSPARENCIA"

Insólito: Rakitić cambio pantalones con Mbia después de la goleada de Croacia a Camerún