El Bayern, de club modélico y señor a casa de los lí­os y entidad tramposa | abril 29, 2013 10:48 am, 1.592 Leídas

El FC Bayern ha pasado de ser un club modélico a ser una casa de los lí­os. Su presidente Uli Hoeness y su vicepresidente Karl-Heinz Rummenigge tienen problemas con la ley, respectivamente por una cuenta secreta en Suiza y una partida de relojes Rolex, y Hans-Wilhelm Mí¼ller-Wohlfahrt, eminente médico de la propia entidad muniquesa y de la selección alemana, ha contraí­do una deuda millonaria.

Aparte, hay sospechas de que el Bayern hizo trampas ante el Barí§a en las ‘semis’ ida de Champions, en las que se impuso por 4-0. Como puede apreciarse en una serie de imágenes a cámara lenta del partido del pasado dí­a de Sant Jordi en el Allianz Arena, en el centro del campo habí­a una charca.

Según fuentes del propio Bayern, hubo un problema con el logo de la Champions, que habrí­a estado defectuoso, y por eso ahí­ se acumuló agua. Sin embargo, periodistas presente en el campo vieron cómo la zona en cuestión se regó dos veces con los aspersores, lo que invita a pensar que podrí­a haber habido intencionalidad por parte del club bávaro.

Anegando el área en cuestión, se frenarí­a la rápida circulación de balón del Barí§a y se beneficiarí­a el equipo que más abogaba por un fútbol fí­sico.

Lógicamente nadie del FC Bayern confirma este extremo, pero ahí­ queda una sombra de sospecha.

El conjunto de Heynckes fue superior al Barcelona, como admitieron cuerpo técnico y jugadores azulgranas, pero si los muniqueses realmente actuaron de forma premeditada choca que ahora Franz Beckenbauer diga que espera “artimañas por parte del Barí§a” este miércoles en el encuentro de vuelta.

Volviendo con Hoeness, podrí­a acabar en prisión por culpa de una cuenta secreta en Suiza no declarada. La junta del Bayern decidirá el próximo 6 de mayo si su presidente sigue en el cargo o no y paralelamente la fiscalí­a parece tener pruebas de que hubo un chivatazo para que Uli confesara hace poco tener esa cuenta con tal de eludir un castigo ejemplar.

Si se demuestra que sabí­a que estaba siendo investigado, la ley será implacable con él y podrí­a acabar, como queda dicho, en prisión.

En cuanto a los dos relojes Rolex de Rummenigge, los trajo de vuelta de una reunión de la ECA celebrada en Qatar en febrero sin haberlos declarado, como es obligatorio.

‘Kalle’ explicó a los agentes de aduana alemanes que los encontraron al revisar su equipaje que se trataba de un regalo, pero sus interlocutores le recordaron que hay que dar parte de todo obsequio cuyo valor excede los 450 euros y le acusaron de intento de evasión de impuestos.

Rummenigge pagó la cantidad preceptiva (el IVA germano sobre el valor de los cronómetros), pero está pendiente de saber si deberá afrontar una sanción económica.

Y dos de las firmas de Mí¼ller-Wohlfahrt, su centro de medicina deportiva (MW Orthopedic Centre GmbH) creado en 2007 y su empresa de venta de pastillas, cremas y sprays (formula Mí¼ller-Wohlfahrt Health & Fitness AG), tienen casi 3 millones de euros de pérdidas y el prestigioso galeno roza la bancarrota.

Quizá cuando Pep Guardiola, seguramente tan sorprendido como todo el mundo del deporte por estos sombrí­os episodios, aterrice el próximo 1 de julio en el Bayern Hoeness le reciba como ex presidnete y entre rejas.

Fuente: MundoDeportivo


Comparte éste artículo:


Más Noticias







Contáctanos

iStart, Soluciones Tecnológicas Integrales, Marketing 360, Comunicación 2.0
Powered by: