Fútbol Internacional|12 julio, 2013 13:18 | 1.987 Leídas

El Mineirao será el escenario de la coronación del gran campeón de la Copa Libertadores 2013

Vista aérea del estadio, en pleno corazón de Belo Horizonte.

La Conmebol emitió un comunicado esta mañana confirmando que el Mineirao será el escenario del partido definitorio de la Copa Libertadores 2013 que disputarán Atlético Mineiro y  Olimpia el próximo miércoles 24 de julio.

Así­ lo informó la web oficial de la Conmebol mediante un comunicado.

La noticia se ha recibido con algo de resignación en la dirigencia de Atlético Mineiro, que todaví­a guardaba el deseo de recibir a Olimpia en el Arena Independencia. “He visto el sitio oficial de la Conmebol y se trata de una formalidad. No hay nada definido aún. Tendremos una reunión con la Conmebol y Olimpia. Allí­ seguramente esté la confirmación oficial”, manifestó con algo de resignación el abogado Lasaro Candido da Cunha, abogado de O Galo.

Hay que recordar que el reglamento de la Copa Libertadores señala en su artí­culo 9.4 que la capacidad mí­nima para recibir la final es de 40 mil personal.

 

LOS DATOS DEL ESTADIO

 

Nombre oficial: Estádio Governador Magalhaes Pinto

Dimensiones: 105 x 68 m.

Capacidad: 62.547 espectadores

Año de su construcción: 1964.

Fecha de apertura: 5 de septiembre de 1965.

Remodelación: 2010

Finales de Copa Libertadores ya albergadas: 1997 y 2009.

Otros eventos recibidos: Copa Confederaciones 2013

También será sede de la próxima Copa Mundial de Fútbol 2014.

 

Fuente: PasionLibertadores

Etiquetas: , , , ,
  • Compartir en:
  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg

“Si hay crí­ticas, hay que aceptarlas”

Jorge Messi: "Lo del dinero negro es una mentira y una fábula"

Entusiasmo en los exteriores del Arena Corinthians a horas del arranque del Mundial

El abuelo de Van Persie intentó la jugada de su nieto

Otra foto polémica de Mario Balotelli

FIFA les levantó la sanción

(Video) No tan superhéroe: Hulk pasó el desafí­o pero sufrió el frí­o

Lionel Messi es el centro de las crí­ticas israelí­es en las redes sociales